aenlibertad@gmail.com



Nuevo blog:

POEMAS Y TEXTOS (nombrando paisajes, misterios y silencios) ameliadesola.blogspot.com.es



lunes, 30 de enero de 2012

Y mi gratitud

Y, además de todo lo anterior, me llevaría conmigo a mi muerte una gratitud inmensa por el amor y la amistad de un puñado de seres humanos. Los amados y amadas de mi corazón. Aquéllos, vivos y muertos, que, con el don de su presencia, iluminaron y dieron calor a mi alma. Aquéllos que lo siguen haciendo.

(Dedico esta pequeña entrada a mi amadísima amiga Pepa, maestra de sencillez y transparencia, de quien aprendí cuán llena de valor y de gracia pueden estar la vida y la muerte de un ser humano. No tengo palabras, querida, para expresar lo que has significado, lo que sigues significando para mí.)

Una verdad modesta

Si me fuera a morir ahora, si realmente me tuviera que morir ahora mismo, y antes de cerrar la paraeta para siempre tuviera el tiempo necesario para echar una mirada retrospectiva a mi vida, creo que, de todo lo vivido y realizado en estos cincuenta y siete años, lo que más sentido tendría para mí, lo más valioso y entrañable, lo que me llevaría a mi último recuerdo, como un puñado de pepitas de oro en una mano, como el postrer sabor de boca del manjar de la vida, sería, no tanto el conocimiento acumulado, los viajes realizados, el placer sentido, las maravillas vistas, las experiencias internas recibidas, los poemas escritos o las comprensiones obtenidas, sino algo mucho más sencillo y cotidiano: Haber tenido a mis hijos y haber contribuído, en mi pequeña medida, a aliviar, aún de manera infinitesimal, el dolor de mis semejante. La carga del dolor del mundo.
Un equipaje ligero, pero suficiente.
Y es bueno darse cuenta de esta verdad aquí y ahora, porque ella habla con mucha claridad de lo que realmente me importa.
A pesar de la impaciencia, del fastidio, del cansancio, de la desgana, de la impotencia y de la aparente inutilidad de lo que se hace y lo que se puede hacer.
A pesar de que, si miro mis motivos, seguramente asomarán oscuridades y carencias de todos los colores, vacíos de la infancia y blablabla.
A pesar de todos lo pesares, lo cierto es que lo que más suavemente calienta mi corazón, en medio del frío y la indiferencia del cosmos, es el recuerdo del alivio, escaso, insatisfactorio e imperfecto, que otros han recibido a través de mi corazón y de mi mano.
Qué infantil, qué primitivo, qué ñoño, incluso, suena lo que digo, aún para mis propios oídos. Pero es la verdad que mi alma me ha concedido esta noche.
Una verdad modesta, gris y poco llamativa.
Una verdad de la que no voy a renegar.

domingo, 29 de enero de 2012

Una previsión estremecedora.

Seis millones de parados para principios del próximo año.
¿Hace falta algo más para que despertemos a la realidad de que esto no funciona?
Como decía Bob Dylan en Blowing in the wind, ¿cuántos hombres tienen que morir para que nos demos cuenta de que han muerto demasiados?

Davos: La ceremonia de la confusión (Fuente: El País)

Foro Económico Mundial
Davos ve tres riesgos: el euro, Europa y la UE
La confusión y el desconcierto sobre cómo salir de una crisis que va hacia su quinto año se apoderan del debate
CLAUDI PÉREZ (ENVIADO ESPECIAL) - Davos - 29/01/2012



Lamentamos sinceramente decirles que han vivido por encima de sus posibilidades y van a pasar años de penalidades. Lamentamos sinceramente reconocer que la banca es una de las grandes culpables de esta crisis, pero es intocable porque sin ella todo esto se viene abajo. Lamentamos sinceramente comunicarles que todos los problemas globales se resumen en uno, Europa, y que como las leyes de la economía son despiadadas Europa lo va a pagar caro.

La edición de 2012 del Foro Económico Mundial se cierra hoy en Davos con esos tres lamentos a modo de resumen. La Gran Recesión se encamina hacia su quinto año y lo más probable es que ese no sea más que el ecuador de esta amarga travesía, especialmente en el viejo continente: el hombre de Davos, sea lo que sea el hombre de Davos, ve tres riesgos por delante. La santísima trinidad: Europa, el euro y la UE.

Nunca los europeos habían tenido un mensaje tan nítido: el de la austeridad

"Los latigazos en los mercados van a volver", advierte Ken Rogoff

En los foros latinoamericanos se reprocha la altivez de los europeos

Lagarde: "Es un error esa ola de austeridad que no tiene en cuenta cada caso"

Los empresarios, los banqueros y ese poder fáctico oscuro e impersonal que son los mercados -que en Davos se materializan como en ningún otro lugar- saben qué hacer en las épocas de bonanza. Y saben qué hacer en medio de un crash. El problema es que en la coyuntura actual no hay ni lo uno ni lo otro: hay países que crecen a toda velocidad y áreas económicas sumidas en un letargo peligroso, con el Oeste estancado y el Este con ganas de comerse el mundo. En ese desconcierto, las brújulas no funcionan. Ese es el espíritu de Davos 2012, "una mezcla de resignación y perplejidad, de expectativas y de confusión", apunta el analista Moisés Naím. Con una víctima propiciatoria por encima de todas: Europa.

"Nunca había tenido tanto miedo como ahora de lo que está pasando en la eurozona. Hagan algo. Háganlo rápido. Sí, ya sé, no hay dinero: búsquenlo". Donald Tsang, presidente del Gobierno autónomo de Hong Kong, resumió ayer el sentir del foro en una sola frase. Pero Davos es un lugar de contrastes: la eurozona tiene un relato muy diferente.

Nunca los líderes europeos habían venido a Suiza con un mensaje tan nítido: una oleada de austeridad y reformas recorre el continente y empapa su ideario. Las medidas extraordinarias del Banco Central Europeo (BCE) han conseguido evitar una catástrofe y los dos últimos meses han sido un oasis de tranquilidad. A la pregunta de si ese paréntesis está aquí para quedarse, Europa cierra filas: son los recortes y las reformas lo que ha devuelto la credibilidad al euro, según la tesis de la canciller Angela Merkel, que repiten los demás países con una impavidez estupefaciente. "La UE es otro mundo respecto a hace solo unos meses", subraya el presidente del BCE, Mario Draghi.

Fuera de Europa las cosas se ven de otra manera. "Europa tiene la extraña costumbre de cantar victoria demasiado pronto", critica en los pasillos del Foro un extraordinario jugador de ajedrez, Ken Rogoff, que es además autor de uno de los libros de referencia de la crisis, Esta vez es diferente, irónico título para un relato acerca del parecido de las crisis en los últimos ocho siglos. Y no, esta vez tampoco es diferente: las crisis más duras, aquellas que se dan una vez en un siglo, suelen dejar profundas cicatrices, y en su desarrollo suelen combinar periodos de relativa tranquilidad (como este) con sacudidas inesperadas y violentas (como las que puede que estén por venir).

"Las presiones se han relajado porque el BCE se ha puesto a imprimir dinero a toda velocidad. Perfecto: eso le da al sistema financiero tres, cuatro años de tranquilidad. Pero eso es menos de la mitad de la solución: los latigazos en los mercados van a volver. La UE necesita una nueva constitución, necesita convertirse en los Estados Unidos de Europa, necesita un salto adelante político que puede requerir 40, 50 años. Pero lo necesita ahora", sostiene Rogoff. Y añade: "La crisis empieza a tomar dimensiones existenciales: Grecia y probablemente Portugal están desahuciados; España e Italia son las líneas rojas. Esto ha dejado de ser un problema económico: esta es ya una crisis política y la solución política, de momento, es inadecuada: se impone austeridad y nada más, y el Sur no puede aguantar tres, cuatro años de recesión".

Tampoco esta vez los casandras se dan un respiro. "La situación es ahora más potencialmente peligrosa que la previa a la caída de Lehman Brothers", según el gurú George Soros. Para Stephen Roach, presidente de Morgan Stanley en Asia, "el panorama va a ser más frágil de lo que ahora parece en cuanto aparezcan los primeros datos de la recesión que se avecina o ya está aquí".

La veda de críticas está abierta, y puede que Europa lo tenga merecido. Washington y Londres han pasado por aquí despotricando contra la UE. En los foros latinoamericanos se reprocha la altivez de los europeos, incapaces de aprender algo de su crisis en los ochenta. El miedo ha calado tanto en Asia que países como China están dispuestos a poner dinero. El mundo al revés: los emergentes al rescate, los anglosajones (epicentro de la crisis) dando lecciones. Pero ideas, pocas. Una de las más lúcidas fue ayer la de la directora gerente del FMI, Christine Lagarde: "Reducir deudas es un maratón, no un sprint". "Hace tres años fue un error que el FMI recetara estímulos generalizados para países con problemas distintos, y ahora es un error esa oleada de austeridad que no tiene en cuenta las especificidades de cada caso". ¿Recado para Merkel?

Lo más interesante de Davos son sus pasillos, ver cómo revolotean los buitres. Los hedge funds preguntan a diestro y siniestro, manejan cantidades ingentes de información y de vez en cuando descerrajan uno de esos análisis que suenan como navajazos: "Alemania echó a Berlusconi, condenó a los socialistas en España, ha conseguido imponer recortes salvajes a toda Europa", dice un tipo de unos 30 años que devora panecillos en uno de los bares del centro de congresos. "Pero Alemania aún no ha hecho nada a cambio. El tren de la crisis europea se mueve ahora a cámara lenta, pero se mueve, y solo puede ir en dos direcciones: o el euro se rompe después de toda esta tortura de austeridad, y el zarandeo sería increíble, o los alemanes aceptan los eurobonos y el coste político que acarrean". "Un lío", apostilla.

(Fuente: El País, 29-1-2011)

Las "ayudas" a Grecia

"La realidad es que los ciudadanos griegos están viviendo un verdadero calvario en su quinto año consecutivo de recesión económica. Las sucesivas recetas administradas por la UE y el FMI, basadas en los sacrificios, la austeridad y en supuestas ayudas que no han sido más que préstamos carísimos no han hecho más que agravar su situación."

(Fuente: El País, 29-1-2012)

Una de Correcaminos y Coyote

"No merezco este premio. Pero, a fin de cuentas, un amigo mío tampoco se merece una diabetes y se la acaban de diagnosticar."
(Woody Allen, en el discurso de recepción del premio Príncipe de Asturias. Citado de memoria.)


Era yo todavía una niña, seguramente.
No recuerdo el lugar, ni la situación, ni de qué trataba la historieta de dibujos animados que estaba viendo en TV y que -eso sí lo recuerdo- era de Correcaminos y el Coyote.
No recuerdo de qué trataba, pero sin embargo, una escena de la tal historieta, una escena que apenas debió durar unos segundos, se me ha quedado grabada para toda la vida, y aún ahora, décadas después, sigue en mi memoria con la misma sorprendente frescura con la que lo vivió la niña que fui.
Estaban Coyote y Correcaminos enzarzados en su eterna batalla cuando, en un momento dado, y a raíz de no podría decir qué inmensa putada recibida por el hambriento cuadrúpedo de parte del sonriente avestruz, el lastimado Coyote saca un cartelito, a modo de minipancarta, en el que se lee escuetamente: "¿Por qué yo?". A lo que Correcaminos responde con otra pancarta similar, donde reza: "¿Por qué no?".
¿Por qué no, en efecto?. La Amelia niña aceptó de inmediato lo certero del razonamiento. Y, desde entonces, casi (sólo casi) cada vez que la vida me ha servido en bandeja una cabronada o -lo que para el caso, es lo mismo- el regalo de un suceso afortunado, me vienen a la memoria los dos inefables personajes y su mudo diálogo.
Y también, cada vez que un paciente me realiza en consulta la eterna pregunta -cosa que, por cierto, sucede casi todos los días- vuelvo a recordar para mis adentros lo que el bípedo plume enunciaba con brevedad y concisión.
¿Por qué a mí?. ¿Y por qué no a mí, al fin y al cabo? No hay más respuesta que esa respuesta. Ni karma, ni culpa, ni mérito ni demérito. Por qué no, lo bueno, lo malo y lo de enmedio.
Sobre todo, teniendo en cuenta que cuando es el prójimo el que recibe una buena somanta de hostias del género de las que las circunstancias sirven con tanta liberalidad por doquier, es decir, cuando es otro el jodido, casi nunca tenemos a bien preguntarnos "¿Por qué él?" o, más concretamente, "¿Por qué no yo?". Con lo sano que sería reflexionar al respecto.
Y que nadie me venga con el asunto justificatorio de que en realidad nadie goza ni sufre, y que dado que todos somos uno, no importa blablabla, porque yo también he leído todo eso, y sin discutir ahora su realidad o irrealidad en última instancia, hacen falta muchos huevos (de avestruz y aún más grandes) para recordarse tal cosa cuando se te achicharra un hijo en un incendio, o te diagnostican un cáncer de páncreas, o te tiran del curro, o... (póngase lo que a cada cual le resulte más pavoroso, cutre o desagradable). Esa filosofía se utiliza, cuando se utiliza, sobre todo para las desgracias ajenas.
De modo que ¿Por qué no a mí, a fin de cuentas?. No parece haber respuesta más satisfactoria.
Así que mejor comérselo con patatas y preferiblemente con algo de humor negro, si la circunstancia da para ello (que muchas no dan).
Amor fati, lo llaman. O, en lenguaje llano, qué remedio.
Y a apencar con lo que haya, y a hacerlo lo mejor que se pueda.
Y punto.

Oración petitoria

Hacer
la paz
con lo que soy.

Descansar
en mi ser.

Morar
en mí.

Sobre la poesía

La poesía trata de decir lo indecible. De expresar lo inefable a través de la palabra. De forzar el límite del lenguaje para apresar en su red algo de lo que crece más allá (o más acá, o más profundo, o, sencillamente, más).
La poesía trata con el alma de las cosas y con nuestra alma, en toda su oscuridad y su luz. Trata con el alma del mundo, y con el mundo, y con Dios, que se expresa en el mundo.
La poesía trata del silencio. Y del grito.
Y de lo humano, que contiene todo lo anterior.

Una bondad imperfecta

Desde la perspectiva de Dios, probablemente bueno y malo desaparecen en lo que simplemente es.
Desde la perspectiva humana, ambos tienen sentido, peso y existencia. Pero aunque se imbriquen, se confundan y se conviertan el uno en el otro, aunque a la base de toda acción en principio bondadosa haya motivos, conscientes e inconscientes, que nada tienen de tales, aunque la bondad, como los árboles, hunda sus raíces en el fango y se alimente de estiercol, sigue siendo cierto que nuestro mundo, el mundo de los seres humanos, necesita de esa bondad sencilla, imperfecta y balbuceante, para ser... un lugar donde poder vivir y amar la vida.

viernes, 27 de enero de 2012

En lo profundo

No
hubiera habido
tanta fuente,
tanto río corriendo,

tanta
ternura
un poco
triste,

no hubiera habido
tanto estar,
tanto quedarse aquí,

no hubiera habido
tiempo y tiempo,
ciclos de tiempo vivo,

tanta vida,

de no haberte mirado
en lo
profundo.

A.S.

jueves, 26 de enero de 2012

¿Quién coño, si no?

Dios, encarnado, está en proceso.
Y ese proceso da un salto en lo humano.
Nosotros somos los primeros atisbos de la bondad divina.
Nosotros somos la misericordia divina. Nosotros somos la justicia divina, el poder divino, el amor divino.
Nosotros somos el cerebro, las manos, el corazón de Dios.
¿Quién coño, si no?

Toca parar otro penalty contra la Web: Firma y difunde

ACTA: la nueva amenaza a la web

Queridos amigos y amigas,

Un nuevo tratado global podría autorizar a las grandes corporaciones a vigilar todos nuestros movimientos en la web. La semana pasada 3 millones de nosotros ayudamos a frenar las funestas leyes pro-censura estadounidenses. Si actuamos ahora, podemos lograr que el Parlamento Europeo entierre esta nueva amenaza que nos acecha a todos:

La semana pasada, tres millones de nosotros contribuimos a frenar el ataque de EE.UU. a nuestra web. Pero nos enfrentamos a una amenaza aún más grande, y nuestro movimiento global por la libertad de Internet está perfectamente equipado para eliminarla de una vez por todas.

El ACTA es un tratado global que permitiría a las compañías censurar Internet. Negociado en secreto entre un puñado de países ricos y los grandes poderes corporativos, este acuerdo crearía un opaco organismo anti-falsificación que autorizaría la vigilancia, por parte de poderosos intereses privados, de todo lo que hacemos online. Este acuerdo también les permitiría imponer sanciones durísimas, incluyendo penas de prisión, contra cualquier persona que supuestamente perjudicase sus negocios.

En estos momentos la Unión Europea está decidiendo si ratificará el ACTA, y lo cierto es que sin su participación, este ataque global contra la libertad de Internet fracasará. Sabemos que la UE ya se ha opuesto al ACTA con anterioridad, pero algunos miembros del Parlamento Europeo están titubeando. Démosles el empujón que necesitan para rechazar este acuerdo. Firma la petición -- la entregaremos en Bruselas de forma espectacular cuando reunamos 500.000 firmas:

http://www.avaaz.org/es/eu_save_the_internet/?vl

Es indignante. Los gobiernos que representan al ochenta por ciento de los ciudadanos del mundo se hallan excluidos de las negociaciones del ACTA (Acuerdo Comercial Anti-Falsificación), mientras que burócratas nombrados a dedo han trabajado muy de cerca con los lobbies corporativos para diseñar las nuevas reglas y un régimen de aplicación peligrosamente poderoso. El ACTA afectaría inicialmente a EE.UU., Europa y a otros nueve países, y progresivamente se expandiría al resto del mundo. Pero si en este momento logramos que Europa le diga no al ACTA, el tratado perderá impulso y podríá hundirse para siempre.

Bajo estas normas tan estrictas y opresivas, personas en cualquier parte del mundo podrían ser castigadas por actos tan simples como compartir un artículo de periódico, o por subir un video de una fiesta con música protegida por derechos de autor.

Promovido como un acuerdo comercial para proteger los derechos de autor y la propiedad intelectual, ACTA también podría prohibir la comercialización de medicinas genéricas vitales, impidiendo también el acceso de los agricultores a cierto tipo de semillas que necesitan. Y, como si esto fuera poco, el comité del ACTA tendría carta blanca para cambiar sus reglas y tipos de sanciones, sin estar sujeto a ningún tipo de control democrático.

Los grandes intereses corporativos están presionando fuertemente para que se apruebe el ACTA, pero el Parlamento Europeo se encuentra en su camino. Enviemos un fuerte llamado a los parlamentarios para que resistan a los feroces lobbies privados, y se mantengan firmes en defensa de la libertad de Internet. Firma ahora y reenvía este correo a todos tus conocidos:

http://www.avaaz.org/es/eu_save_the_internet/?vl

La semana pasada sentimos la fuerza de nuestro poder colectivo cuando millones de personas nos unimos para frenar el intento en los EE.UU. de aprobar una ley de censura de Internet que hubiera golpeado justo en el corazón de nuestra web. También le mostramos al mundo lo poderosas que pueden llegar a ser nuestras voces. Unámonos una vez más para acabar con esta nueva amenaza.

Con esperanza y determinación,

Dalia, Alice, Pascal, Emma, Ricken, Maria Paz, Luis y el resto del equipo de Avaaz

Más Información:

ACTA te puede dejar sin Internet (CNN Expansión):
http://www.cnnexpansion.com/tecnologia/2010/08/11/telefonica-microsoft-web-cnnexpansion

Tras la protesta por la Sopa se reavivan las del Acta (BBC):
http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2012/01/120124_tecnologia_acta_polonia_aa.shtml

Polonia sería el primer país europeo en firmar ACTA (ALT1040):
http://alt1040.com/2012/01/polonia-seria-el-primer-pais-europeo-en-firmar-acta

¿Llegó la primera guerra digital? (Terra):
http://noticias.terra.com/internacional/llego-la-primera-guerra-digital,9dc92e1304115310VgnVCM20000099f154d0RCRD.html

Cuatro leyes polémicas que buscan regular internet (CNN México):
http://mexico.cnn.com/tecnologia/2012/01/24/cuatro-leyes-polemicas-que-buscan-regular-internet

miércoles, 25 de enero de 2012

Libre te quiero (Agustín Garcia Calvo)

Libre te quiero,
como arroyo que brinca
de peña en peña.
Pero no mía.

Grande te quiero,
como monte preñado
de primavera.
Pero no mía.

Buena te quiero,
como pan que no sabe
su masa buena.
Pero no mía.

Alta te quiero,
como chopo que al cielo
se despereza.
Pero no mía.

Blanca te quiero,
como flor de azahares
sobre la tierra.
Pero no mía.

Pero no mía
ni de Dios ni de nadie
ni tuya siquiera.

(A. García Calvo)

Turner

Una persona con el síndrome de Turner es alguien teóricamente carente de sexo. Me explico, es alguien con una anomalía cromosómica tal que, en lugar de un par XX (y, por tanto, ser mujer) o un par XY (y, por tanto, ser varón), trae de fábrica únicamente un X. Es la única anomalía en que la vida es posible, en ausencia de un cromosoma completo. La existencia de cualquier otra monosomía significa la muerte segura.
Con aspecto general de mujeres (ya se sabe que el modelo básico de la especie, a falta de hormonas masculinizantes, es el femenino), las personas con síndrome de Turner carecen a menudo de ovarios y características sexuales secundarias femeninas, auunque se las suele hormonar a fin de promover un desarrollo más o menos normal.
Yo conozco a gente afectada del síndrome de Turner.
Es una más de los miles, de los millones de causas de sufrimiento, cuya existencia me resultaba ajena antes de escoger esta profesión. O de que esta profesión me escogiera.
Es uno más de mis privilegios y de mis cargas: Acompañar en su viaje interno y externo a seres humanos que me ofrecen el don de abrirme sus paisajes.
Mi gratitud por ello.

El hospital

El hospital no descansa nunca.
Las veinticuatro horas del día, cualquiera que tenga el oído atento puede escuchar el runrún de su continua actividad, a veces más, a veces menos intensa, pero siempre constante.
Pero cada mañana, allá con las primeras luces, el hospital semeja un inmenso pulmón que aspira, y en esa aspiración, se traga de una tacada a los miles y miles de personas que trabajan durante el turno principal, y que permanecerán suministrando oxígeno hasta la titánica expiración que se produce sobre las tres de la tarde, cuando el monstruo libera, por unas pocas horas, a una multitud de Jonás modernos.
No se trata sólo de médicos y enfermeras, sino de auxiliares, fisioterapeutas, farmacéuticos, radiofísicos, biólogos, psicólogos, dietistas, trabajadores sociales, personal de cocina, de lavandería, de mantenimiento... Hay muchos más trabajadores que enfermos ingresados (otra cosa son las consultas externas), en este mundo peculiar, y, sin embargo, creedeme, no falta jamás trabajo para ninguno de ellos.
Pero el hospital nunca descansa. En cualquier momento de cualquier día de la semana,
en las profundas entrañas de esta bíblica ballena se siguen oficiando sin interrupción los misteriosos ritos de la enfermedad y el dolor, sobre una serie de pacientes a muchos de los cuales la indefensión y el miedo han vuelto a convertir en niños.
Y es que este monstruo maternal, esta mezcla de guadería y cuartel con vocación de fábrica de salud, está enclavado, sin embargo, en el corazón de un sistema que no puede evitar producir enfermedad, y además, lo anima una concepción de la curación que genera yatrogenia por su misma acción de forma.
Un curioso, un extraño monstruo éste, como muchos de los que aparecen en los cuentos, entre cruel y compasivo, entre maternalista y tirano.
Así es, así se me presenta este megalugar en el que paso tantas horas, al que admiro y odio a partes iguales.
Así es y esto es lo que hay.
De momento, al menos. Y que no nos falte.
Hasta que seamos capaces de generar, desde adentro, algo más... maduro.

martes, 24 de enero de 2012

Un dios (también) sólido

"El sí mismo no es reconocible, no es captable conscientemente. Es algo críptico que se manifiesta en sueños y ensueños, en vivencias afectivas y visiones, pero ese "algo" nos es ajeno y sin embargo tan próximo, tan enteramente nosotros y empero irreconocible, un punto medio virtual de tan misteriosa constitución que puede reclamarlo todo: parentesco con bestias y dioses, con cristales y estrellas..."

(Jung)

Solidez

Todo se va haciendo más sólido.
Gracias a Dios.
Que, Él también, se va haciendo más sólido.
Sobre todo, Él.

Jung (La experiencia de Dios) again

¿Contradictorio con lo anterior? Ni hablar.
Nuestro ser terrenales, nuestro ser animal incluye. Incluye.


Jung: La experiencia de Dios
"Sé, pues es una cuestión de experiencia universal y en la medida en que no soy la excepción, sé que también poseo esa experiencia que llamo Dios. Es la experiencia de mi voluntad contra otra voluntad a menudo más fuerte, que se cruza con frecuencia en mi camino con resultados aparentemente desastrosos, colocando ideas extrañas en mi cabeza y maniobrando mi destino en ocasiones hacia encrucijadas indeseables o dándole giros inesperadamente favorables, fuera de mi conocimiento y de mis intenciones. Conozco muy bien esa extraña fuerza en contra o a favor de mis tendencias conscientes. Por ello digo: "Le conozco". Pero ¿por qué llamar a esto Dios? Yo preguntaría: ¿por qué no? Siempre se la ha llamado Dios. Un nombre en verdad excelente y muy apropiado. ¿Quién puede decir con sinceridad que su destino y su vida han sido el resultado tan sólo de su planificación consciente? ¿Tenemos una imagen completa del mundo? Millones de condiciones están en verdad fuera de nuestro control. En innumerables ocasiones nuestras vidas pudieron haber adoptado un giro totalmente diferente. Los individuos que creen ser maestros de su propio destino son, por regla general, esclavos del destino... Sé lo que quiero, pero tengo mis dudas acerca de si aquello comparte la misma opinión."
(Jung)

Lee, firma y difunde

Pídele al @DeutscheBank que no destroce la vida de Paola, Marcelo y sus hijas Acción promovida por Asociación Vecin@s Parque Alcosa - Los Alfalares

Paola y Marcelo podrían perder a sus hijas al ser desalojados de su vivienda en los próximos días por el Deutsche Bank. Evítalo.Paola y Marcelo viven en Alfafar, un pueblo humilde de Valencia, y tienen dos hijas de 3 y 7 años. Si nadie lo evita, en unas semanas estarán en la calle y podrían perder la custodia de sus niñas.
Hace unos años Paola y Marcelo compraron un piso en el Parque Alcosa en Alfafar, Valencia, mediante una hipoteca con el Deutsche Bank. La opción que el banco les ofreció, como a otros miles de personas, fue una hipoteca con avales cruzados: Paola avalaba a su hermana y ésta a Paola. Lo que el Deutsche Bank no les explicó fue lo que pasaría en caso de no poder pagar los vencimientos: la hermana de Paola ya ha sido desahuciada y a Paola le reclaman una deuda de 70.000 euros por su piso y 40.000 más por el piso de su hermana.
El banco embargó la vivienda de la familia y la subastó el 28 de octubre, adjudicándosela a sí mismo a precio de ganga (el 60 % del valor de tasación). Ahora el Deutsche Bank puede volver a vender esa vivienda haciendo un triple negocio, a costa de arruinar la vida de una familia humilde.
Paola, su marido y sus hijos no tienen donde irse a vivir. Si no tienen una casa, los servicios sociales le quitarán la custodia de sus hijas de 3 y 7 años. Y además deberán seguir pagando la deuda de 110.000 euros al Deutsche Bank, una deuda que los condena a la pobreza de por vida.
Sus vecinos nos hemos movilizado para ayudarles. Paola y Marcelo son personas honradas que han tenido la desgracia de quedarse sin empleo. Mientras, el Deutsche Bank anuncia beneficios de más de 4.000 millones de euros en 2011.
Ayúdanos a evitar que Paola y Marcelo pierdan a sus hijas. Pídele al Deutsche Bank que encuentre una solución, saldando la deuda de Paola y Marcelo con la entrega de la vivienda y alquilándoles la misma a un precio asequible.


Al firmar la petición estarás enviando esta carta
Destinatario: Antonio Rodríguez-Pina, presidente de Deutsche Bank en España


Estimado Sr. Rodríguez-Pina:

Paola y Marcelo viven en Alfafar, un pueblo humilde de Valencia, y tienen dos hijas de 3 y 7 años. Si usted no lo evita, en unas semanas estarán en la calle y podrían perder la custodia de sus niñas.

Hace unos años Paola y Marcelo compraron un piso en el Parque Alcosa en Alfafar, Valencia, mediante una hipoteca con el Deutsche Bank. La opción que el banco les ofreció, como a otros miles de personas, fue una hipoteca con avales cruzados: Paola avalaba a su hermana y ésta a Paola. Lo que su banco no les explicó fue que pasaría en caso de no poder pagar los vencimientos. Ahora la hermana de Paola ya ha sido desahuciada y ustedes le reclaman a Paola una deuda de 70.000 euros por su piso y 40.000 más por el piso de su hermana.

El banco que usted preside subastó la vivienda de la familia el 28 de octubre, adjudicándosela a sí mismo al 60 % del valor de tasación.

Mientras, Paola, su marido y sus hijas no tienen donde irse a vivir, y los servicios sociales le quitarán la custodia de sus hijas de 3 y 7 años. Además deberán seguir pagando la deuda de 110.000 euros al Deutsche Bank, una deuda que los condena a la pobreza de por vida.

Paola y Marcelo son personas honradas que han tenido la desgracia de quedarse sin empleo. El Deutsche Bank ya tiene la vivienda. Por eso le pido que como Presidente del Deutsche Bank evite que esta familia tenga que separarse y:

- acepte la entrega de la vivienda y salde la totalidad de la deuda a través de una dación en pago retroactiva;

- alquile la misma vivienda a Paola, Marcelo y sus hijas a un precio asequible.

Atentamente


Para firmar, aquí:

http://actuable.es/peticiones/queremos-paola-marcelo-y-sus-dos-hijas-continuen-viviendo

Terrenalidad

Pedazos de planeta animados.
Animales. Bestias. Seres vivos terreneles, terrenales, terrenales.
Somos eso. Nada más que eso. Nada menos.
Cada vez me fascina, me interesa, me apasiona más nuestra terrenalidad. Nuestro ser animales en el mundo material.
Nuestro ser. Eso, y no otra cosa.
¿Para qué otra cosa?
¿Puede haber algo más sagrado, más hermoso, más verdadero, que ser lo que se es?
Ojalá aprenda a amar enteramente mi naturaleza.
A ser lo que soy.
A estar en mí misma.
A ser, en sencillez.

De momento

Dios, trascendencia, sentido... Cada vez me siento menos capaz de decir nada concerniente a este tipo de temas.
Evidentemente, mi ignorancia al respecto sigue siendo total, y la consciencia de esa ignorancia, creciente día a día.
Sin embargo, hay un cierto tipo de... ¿paz?. Y... algo que no puede ser definido sino como...¿amor?. Un amor sin objeto, sin destinatario concreto. Una carga de amor susceptible, no obstante, de depositarse sobre (casi) todo lo que se me aparece. Un amor generalizable, aunque claramente personal, capaz de captar belleza y sacralidad en (casi) cualquier lugar, persona o situación.
Por cierto, que todo lo contrario también puede ser cierto en un momento dado.
Y que sigo siendo (al parecer, in aeternum) la misma gilipollas de siempre.
Sólo que tiendo a hacerme menos preguntas. He perdido la esperanza de recibir respuestas.
Pero no de vivirlas (las preguntas y las respuestas). En el mundo. Un mundo que cobra importancia, peso, reliave, solidez, por instantes.
Un mundo cada vez más amplio, más total, menos susceptible de juicio. Un mundo en el que, por cierto, estoy incluída.

Hace tiempo, yo creía saber cosas.
Luego, una concatenación de hechos internos y externos (crisis, lo llaman) me convenció de que todo lo que creía saber era, como mínimo, bastante discutible.
Ahora, no he resuelto nada, pero me estoy habituando a vivir sin sabiduría y sin(demasiados) juicios.
Debe ser aquéllo de "no juzguéis y..."
En fin, que así son (van siendo) las cosas. De momento.

lunes, 23 de enero de 2012

Cabras salvajes II







domingo, 22 de enero de 2012

Cabras salvajes

Una manada de cabras salvajes, ramoneando en la ladera.
La rotunda masculinidad de los machos. La gracia, a la vez ligera y terrenal, de las hembras.
Sin alentar apenas, he pasado casi una hora contemplando a estas criaturas magníficas, que poco a poco se han ido acostumbrando a mi presencia.
Parecen la encarnación del espíritu de estas sierras: ásperas, ariscas, plenas de dignidad, inconscientemente completas en su estar en sí mismas.
De pronto, la lucha, a campo abierto, entre dos grandes machos cabríos.
El golpe seco de las cuernas.
El empuje de ariete de las frentes.
El temblor furioso de las barbas, agudas como dagas.
Las negras pezuñas que se afirman, que se hunden en la tierra húmeda.
El aire, que restalla de poder y desafío.
Yo, que atestiguo.

El macho cabrío

No
puede
haber
más ser
de tierra,

la fuerza
macho
de la tierra
encarnada
en el poder
de la criatura,

la doble
cornamenta
de pedernal,
el hierro móvil
de la musculatura,
el oscuro
fruto
entre las
ingles,

la orgullosa
mirada
del que habita
su tiempo,
su lugar
exacto,

el centro
de una vida
salvaje,

hermosamente
animal
y masculina.

A.S.

Enero y frío

Enero y frío.
La ligera nevada de la semana pasada ha humedecido el campo, que sigue envuelto en la introversión del invierno.
Pero los romerales aparecen cubiertos de pequeños botones hinchados, y en las solanas, algunas plantas primerizas se atreven a sacar una pocas flores azules.
Bajo las nubes grises, los buitres escrutan, impasibles, el paisaje.

La mujer sin piel

(A C.)

Hay
una desnudez
más
radical.

Hay
un camino
que atraviesa la llama,
que atraviesa
la puerta fulgurante,

que te devuelve
a orillas
de la vida

despojada
de toda
vestidura,

inconcebiblemente
expuesta,

poderosa
en tu esencial
pobreza,

invulnerable
en la plenitud
de tu pérdida,

en la diamantina
pureza
de tu
mirada.

A.S.

Requiem por una niña sin párpados

Cómo
bajar
a la muerte
con los párpados
secos,

cómo
sumergirte
en la muerte
con los ojos
desnudos,

las manos
convertidas
en flores
de fuego,

tu joven
lozanía
arrebatada
por la caricia
de un amante
terrible,

por el fulgor
de un beso
que consumió
tus labios
y
tu vida.

A.S.

Por un largo momento

Llego
contigo
hasta el límite
mismo
de la forma,
hasta el lugar,
apenas visitado,
donde pierde
sentido
todo
verbo.

Allí
florece,
por un largo momento,
la plenitud
del corazón,

allí
toma
existencia
un instante
precioso
sin
deseo,

una semilla
apenas
sustraída
al tiempo
que regresa,

al inevitable
comienzo
de una nueva
partida.

A.S.

viernes, 20 de enero de 2012

Qué disgusto

Acabo de enterarme de que yo, personalmente, debo unos 13.ooo euros, mil arriba, mil abajo, y estoy temiéndome que no voy a poder pagarlos, con los recortillos que los próceres que nos gobiernan han realizado y están meditando realizar.
Y es que la deuda de la Comunidad autónoma en la que vivo ronda, todo contemplado, los 65.000.000.000 de euros (sí, sí, sesenta y cinco mil millones de euros), cantidad que en pesetas no reproduzco porque me temo que no me iba a caber en el blog. Dinerillos que, divididos entre los cinco millones de habitantes que somos, da la cifra esa que me está amargando la mañana.
Excelente gestión pública, vive el cielo.
Y nosotros, que la toleramos y la propiciamos con nuestra inconsciencia y nuestra estupidez, nos la merecemos hasta el último céntimo de euro.
Recollons.

Nota: Muy agradecida al alma caritativa que me ha señalado un grosso error en los ceros. Corregido queda. Y yo, gilipollas de mí, muy aliviada de deber "sólo" los trece mil de a vellón, y no la astronómica cifra que me suponía.
Y es que una, con los nervios, no sabe ya ni dividir de cabeza.
Gracias, César.

miércoles, 18 de enero de 2012

La risa de Dios

Sí. Dios se ríe de nuestros planes.
Dios se ríe de lo que creemos. De lo que esperamos.
De todo lo que importa un huevo en nosotros.

Pero a veces algo toca lo esencial con lo esencial.
Y entonces... Entonces no se ríe ni Dios.
Entonces las cosas son como son.
Y punto.

"Hoy no. Mañanna"

"Cuántas veces el ángel me decía:
Alma, asómate agora a la ventana.
Verás con cuánto amor llamar porfía.

Y cuántas, hermosura soberana,
mañana le abiremos, respondía,
para lo mismo responder mañana."
(Teresa de Jesús)

Eso sigue siendo tan verdad, estando tan vigente ahora, como cuando lo escribió Teresa. Y como antes, cuando Agustín decía exactamente lo mismo, con otras palabras.
Eso es lo que a mí me ocurre hace ya años.
Y lo que acabará cuando Él se harte, y eche la puerta abajo.
Como le sucedió a ellos.

Porque, al parecer, si depende de mí, a quien le gustan los dramas y las historias más que a un tonto un lápiz (dicho sea sin ánimo de incorrección política), gusto que se acompaña por un miedo cerval a casi todo, pues eso, que estamos apañaos.

Y es que, como dice el inefable José Mota: "Hoy no. Mañanna".

Pa qué vamos a engañarnos.

Pues eso

"He preguntado no sé cuántas veces
pero nadie contesta mis preguntas.
Es absolutamente necesario
Que el abismo responda de una vez
Porque ya va quedando poco tiempo."
(Nicanor Parra)

Pues eso.

Del no saber a la enésima.

Del no saber
nunca
si
una

está haciendo
lo
que
toca

o
el
gilipollas.

En todos
los niveles

y
aspectos.

A.S.

Concrección

Qué concreto,
qué material
se ha vuelto
todo,
qué desnudo
de lo que sobra.

Dios
ha desaparecido
en el mundo.
Dios
es
el mundo.

A.S.

Reflexión estúpida de una mañana de miércoles

No tengo ni puta idea de qué cosa sea eso que se llama amor.
No sé cómo se come eso de amar.
Y no me extraña.
No tengo ni puta idea de nada, así que algo tan elevado y tal como el amor no iba a ser una excepción.
Lo de la incondicionalidad, ya, ni mencionarlo.
Joder.

Leído no sé dónde

"Si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes"

martes, 17 de enero de 2012

Y porque sí

Ando
en desencadenar,

a veces,
con cuidado,
a veces
a golpes
de imprudencia,

dioses,
hombres,
bestias,
Amelias,

por los caminos
de mi alma.

Por eso
veo
lo que no veía
y siento
lo que no sentía
y pienso
lo que no pensaba
y hago
lo que no hacía
y digo
lo que no decía.

Por eso
y porque
sí.

A.S.

Señor de terremotos

Me habita
un dios
furioso.

Un Poseidón,
Señor
de terremotos,

encadenado
a la raíz
del cielo,

desde antes
de mi
nacimiento.

Lo quiero libre,
indomado,

más allá
del terror
y de
la ira,

cabalgando,
entre remolinos
de crines,

por los mares
y campos
de mi
alma.

A.S.

Estaba abierto

Yo
tenía
el corazón
abierto.

Bastaba
una verdad sencilla,
no forzada.

Bastaba
entrar sin romper nada.

Estaba
abierto.

A.S.

lunes, 16 de enero de 2012

La nube del no saber

(Un antiguo soneto, que encontré ayer perdido en un cuaderno.)

Sea el mar sin orillas del Oscuro,
el vacío insondable a la mirada,
la radical llanura despojada,
el sendero imposible e inseguro.

Sea la simple ausencia del Ausente,
el silencio total de su llamada,
el descenso a la tierra de la nada,
la pérdida de todo referente.

Sea la lucha a muerte con la muerte,
la mortal, implacable cacería
donde se funden cazador y pieza,

la cesión al destino y a la suerte,
la descreencia en lo que se creía,
el no saber, en toda su pobreza.

A.S.

domingo, 15 de enero de 2012

Vocación...

...Significa
llamada.

A.S.

Sobre "De carne y de abismo"

En ocasiones, los poemas te asaltan.
"De carne y de abismo" se me echó encima, desde adentro, yendo yo por la calle, con una fuerza que no admitía demora, exigiéndome que lo diera a luz.
Las imágenes se sucedían unas a otras, y yo, que siempre suelo llevar un cuaderno encima, estaba en esta ocasión inerme, sin un mal papel que llevarme a la mano.
Así que, pese a mi respeto reverencial por los libros, saqué el que en esta particular coyuntura me acompañaba, agarré el boli que, éste sí, andaba rodando por el fondo del bolso, y fuí garabateando, primero caminando, y luego en el trayecto de metro, casi al dictado, lo esencial del poema, en la página en blanco entre la portada y el índice.
Más tarde, ya en la casa, terminé de pulirlo.
Y es que, cuando toca, pues eso, que toca sin espera.

Una santidad implacable

I

Hay
santidad
en la desnuda
fuerza
de la carne,

en la
ciega llamada

a la
reproducción,
al alimento,

al placer
y al
terror
de la
materia.

Hay
santidad
en el orgullo,

en la extática
lucha
de los
cuerpos,

la humillación
de la
derrota,

la plenitud
fugaz
de la
victoria.

Hay
santidad
en la
rendición
de la
cópula,

la simplicidad
de la
muerte,

el hambre
no saciada
del
corazón.

II

Hay
santidad
en el
horror,

en la fría
labor
de los
insectos,

la impasible
eficacia
de la
larva

creciendo
desde dentro,

sorbiendo
los jugos
de su
huésped,

la materia
incorporando a la
materia

en un mundo
anterior
al sentimiento,

más
cercano
al basamento
de la
vida.

III

Hay
santidad
en la dureza
de la
piedra,

en el
orden
abstracto
del
cristal

en la pulsión
y el caos
de los
átomos.

IV

Hay
ausencia
de santidad,

o de no
santidad,

en el vacío,

en la
pureza
de la
nada,

donde todo
confluye.

A.S.

viernes, 13 de enero de 2012

De carne y de abismo

He dormido contigo una noche infinita,
entre el cielo estrellado y la cálida tierra.
He dormido contigo, pegada a tu costado,
el sueño silencioso del macho y de la hembra.

He dormido contigo como duermen las bestias,
envuelta por tu cuerpo como un nido viviente,
y he despertado a medias para sentir tu sexo,
henchido de potencia, penetrar en mi vientre.

He oficiado contigo la cópula salvaje,
la acometida ciega, el fuego de la lucha,
el dominio de dueña, la sumisión de esclava,
la ternura de esposa, la lujuria de puta.

He sellado tu frente con mi sello candente,
con la marca profunda del atávico rito.
Llevarás para siempre, más allá de la carne,
la huella de esta noche sellando tu destino.

He dormido contigo a orillas del abismo,
tu centro con mi centro, tu nada con mi nada.
He cruzado la puerta cogida de tu mano,
cogida de tu alma, sin volver la mirada.

Se apagarán los soles, se fundirá la tierra,
naufragarán los mundos en las aguas del tiempo,
y en el arca cerrada del amoroso trance,
nosotros, abrazados, continuaremos siendo.

A.S.

miércoles, 11 de enero de 2012

Gracias...

A los (y, sobre todo, las, que fuisteis clamorosa mayoría) asistentes a la charla de ayer, gracias.
Por vuestra apertura, vuestra receptividad y vuestra acogida.
Nos volvemos a ver en un taller.

Amelia

Aquella niña

Pero
puedo reconocer
su timidez,

su terrible
inseguridad,

la intensa
curiosidad
que le
daba
valor.

El amor
por la
vida.

(Tal vez
soy yo,
después
de todo)

A.S.

Alguien que viene del pasado

Han pasado
¿cuarenta años?
Vienes
con una niña
en la retina
del recuerdo.
Una niña
que
-ahora lo veo-
no
soy
yo.

A.S.

Silencio

Una pausa
en el trabajo.

Nada
que decir.

Silencio.

A.S.

Habrá que responder

Alguna vez
habrá
que responder.

Que responder,
ante el uno
que somos,

por todo
el sufrimiento
innecesario.

Responder
por acciones
y omisiones.

Responder
por palabras
y silencios.

Responder
por no ser
quienes somos,

por no permitir
que todo
sea
como es.

A.S.

Una mañana de trabajo

Una
mañana
de trabajo.

Se suceden,
una tras otra,
las historias.

Las hermosas,
oscuras,
entrañables historias,

plenas
de hermosa,
oscura,
entrañable
humanidad.

Yo
escucho.

Atestiguo.

Me
maravillo.

A.S.

martes, 10 de enero de 2012

Asuntillos de la Merkel

Parece ser que a Alemania, o al menos al concepto merkeliano de Alemania, le está yendo de puta madre con esto de la crisis.
Dejando de lado a los minijobs, el paro maqueado y algunas otras "pequeñeces", indignas de mención, el euro débil está permitiendo que sus exportaciones crezcan como la espuma. Además, se está beneficiando de la inmigración de gente cualificada de los países de la periferia europea que huye del paro en sus terruños de origen (españolitos, sin ir más lejos) cuyos talentos dan fruto allí sin que la madre Germania haya tenido que gastar un duro en formarlos.
Y, por si todo esto fuera poco, los asustados dineros del mundo están buscando refugio en las faldas de la archisuperrecontrasegura deuda soberana alemana (bastante mayor, por cierto, que la española), al extremo de que los bonos de la susodicha se están vendiendo como rosquillas a interés negativo.
Es decir, haga usted el favor de dejarme que le preste dinero, que no sólo no voy a cobrarle interés, sino a pagarle por permitirme prestárselo. Es que no sé que hacer con él, mire vd., y me da cague invertirlo en cualquier otra cosa. Son ustedes tan sólidos...
Vamos, la releshe.
Con semejante sarta de bendiciones, se entiende que la aguerrida cancillera diga y repita que no hay que tener prisa en mover un dedo para arreglar las cosas. Que hay que pensárselo todo muy rebien y hablarlo largo y tendido con el amigo Sarkozy.
Y es que aquello es jauja.
A los demás, que nos follen.
(Como, de hecho, nos están follando.)
Ay, qué vida ésta.

Cosas que hacer

Hay
cosas
que hacer.

Todos
tenemos cosas
que hacer.

Como antes.
Como siempre,

hay
que tender la mano
y
construir.

A.S.

Herida

Sangra
la herida
del corazón del mundo.

(Un tiempo de dolor
nos vive)

A.S.

Paisaje en gris

Quién
ha borrado
el color
del paisaje.

Quién
ha recogido
el color,
todo el color
de una vida
apenas ya vivida
en gris.

Quién puede haber teñido
de gris
el corazón
del mundo.

Quién ha robado
toda la belleza.

(Un sol vacío
llega a su ocaso
en Occidente)

A.S.